Seguro que alguna vez has entrado en el perfil de Instagram de una influencer y te has quedado varios minutos mirando sus fotos. Y es que los feeds de ese tipo de cuentas están más que meditados para engancharte visualmente. Si te estás preguntando cómo hacen para tener un Instagram tan bonito, la respuesta es simple: edición de fotos. En este post te daremos consejos para editar tus fotos de Instagram y convertir tu perfil en el de una auténtica influencer.

Elige tu paleta de colores

Lo primero que debes hacer es comprometerte con una paleta de colores concreta, ya que consistencia y coherencia son claves a la hora de crear un feed armonioso y atractivo. Antes de sacar la foto es conveniente que revises qué elementos tienes alrededor y valorar si tendrán algún tipo de interferencia en tus colores. Por ejemplo, si tu feed destaca por los colores cálidos, intenta que no aparezcan muchos elementos de colores fríos en tu fotografía. 

Cuando tengas la foto ya en tu galería, lo primero que tienes que hacer es calibrar los colores de la imagen, ya sea en tonos generales como en colores concretos. Para ello te recomendamos el uso de la app Lightroom, que en su versión gratuita te permite aislar los valores de tono, saturación y luminosidad de cada color de la imagen. Acerca los valores lo máximo posible a la paleta de colores elegida, bajándole la saturación a aquellos que no te interese destacar.

Recorta bien tu foto

Instagram enseña tus fotos en formato cuadrado en el feed, por lo que si subes una imagen en relación 4:5 o 16:9, partes de ella pueden aparecer cortadas. Ese efecto puede dar una imagen poco favorecedora a tu perfil, así que ten en cuenta ese detalle a la hora de recortarla.

Para conseguirlo conviene saber cómo puede quedar la fotografía en tu feed antes de subirla. Si quieres hacer uso de ese truco te recomendamos descargar la app Preview, la cual te permite crear un feed “falso” para previsualizar tu contenido.

Elimina elementos innecesarios

¿Te has sacado una foto preciosa en la playa pero sale un desconocido dando un paseo por la orilla justo detrás de ti? Puedes probar suerte eliminándolo con la herramienta “quitamanchas” de Snapseed. ¡Un brochazo y voilà

Cuida la resolución de la imagen

Tanto si es una fotografía pequeña, como si pesa varios megabytes, es importante que adaptes sus dimensiones antes de subirla con el gestor de Instagram. 

En el caso de que la imagen sea pequeña, es necesario aumentar sus dimensiones (nosotros recomendamos que el ancho sea de 1080 px). Como consecuencia, la fotografía tendrá una resolución baja. Para mejorar la resolución de las fotografías ya existen apps especializadas en ello, como Remini, la cual funciona especialmente bien en retratos.

Un truco más antiguo es utilizar la herramienta de grano/ruido que puedes encontrar en la mayoría de editores de fotografía. Con ella se fuerza a aumentar la cantidad de píxeles de la imagen, dando la sensación de más detalle. Aún así, te recomendamos que no subas fotografías con baja resolución.

Las imágenes muy grandes, por su parte, pueden perder resolución a la hora de comprimirse en el procesador de imágenes de la propia red social, por lo que recomendamos disminuir sus dimensiones. Si es cuadrada, lo ideal es que tenga 1080 x 1080 px. En horizontal puedes subirla a 1080 x 566 px, y en vertical a 1080 x 1350 px.

Elige un filtro y cíñete a él

Ya tienes tu foto con el color ajustado, bien recortada y con buena resolución. Nos falta darle ese toque único a tu fotografía, y para ello le añadirás tu filtro favorito. Elige uno de entre todos los que te ofrecen apps como Prequel, VSCO o Meitu y no te despegues de él: será tu aliado para el resto de fotografías de tu feed. Si a tu foto le queda mal el filtro, será señal de que no funciona para tu feed. Quizás mejor subirla a historias, ¿no? 😉

Opcional: edita tu selfie con filtros de belleza

Nos encantas tal y como eres, así que este paso te lo puedes saltar sin problema. Aún así, prometimos desvelar todos los secretos de las influencers en este post, y lo vamos a hacer. 

Sí, está más que demostrado que muchas influencers editan sus selfies con filtros de belleza para corregir manchas, arrugas y otros detalles. Existen muchas aplicaciones para la edición de selfies, siendo la más famosa FaceApp. ¡Incluso puedes maquillarte con ellas!

Si quieres editar tu selfie con este tipo de herramientas te recomendamos hacerlo antes de pasarla por otro editor de fotos, de esta manera podrás disimular cualquier rastro del uso de la app en tu rostro añadiéndole un poco de grano para darle textura que ha perdido con el filtro.

¡Ya estás listo para convertirte en la próxima sensación instagrammer! Sigue atento a nuestras próximas publicaciones para más trucos.