En los últimos años el sector de los wearables, o lo que es lo mismo, “la tecnología que se puede vestir” (dispositivos tecnológicos de pequeño tamaño que incorporamos a nuestro “outfit” cotidiano, como un complemento más), han experimentado un gran incremento en sus ventas. Así, según datos de la consultora tecnológica IDC de EE.UU, las ventas de los wearables han sido de 444,7 millones en 2020, lo que supuso un crecimiento del 28,4% con respecto al 2019. Además, se prevé que este año sigan creciendo aún más, en un 24%, según reporta la consultora londinense de servicios de tecnología, CSS Insight. 

Estas cifras no son de extrañar ya que, desde su lanzamiento al mercado, usamos o hemos usado alguna vez este tipo de tecnología: bien sea por comodidad (controlar las luces de la casa, la puerta, la TV…) o por funcionalidad, ya que estos dispositivos permiten, entre otras muchas cosas, contar los pasos que una persona camina al día, controlar sus pulsaciones, su dieta y sueño, etc… lo que facilita llevar un estilo de vida más saludable. 

Hay que decir que la tecnología wearable no solo encuentra utilidad en las personas, sino que también diversos sectores ya la están aplicando, como el textil (ropa que se ajusta a la silueta o cambia de color) o el de prevencion de riesgos laborales (incorporación de GPS a los cascos de los bomberos y control del oxígeno y la temperatura). Así que, como podemos observar, la utilidad de estos aparatos no tiene límites… pero, ¿sabes realmente qué son las pulseras inteligentes y los smartwatch, en qué se diferencian y cuáles son los mejores? ¡Sigue leyendo y te lo contamos todo!

¿Qué son las pulseras inteligentes?

Las pulseras inteligentes, también conocidas como smartbands, son pequeños dispositivos que nos permiten realizar una monitorización de la actividad física, nutricional y de descanso que realizamos a lo largo del día (pasos, comidas, sueño…). Para ello cuenta con funciones relacionadas con la salud y el deporte, como: sensores de movimiento, contador de pulsaciones, de pasos, calorías quemadas, medidor de la calidad del sueño o frecuencia cardíaca.

El funcionamiento de una pulsera inteligente es muy sencillo:

  • La conectamos a un smartphone mediante bluetooth.
  • En el smartphone, debemos descargar e instalar la aplicación específica de la pulsera inteligente (según la marca) o activar la función, si ya viene integrada en el móvil.
  • Creamos una cuenta de usuario y nos registramos.
  • Una vez dentro, podemos elegir lo que queramos que monitoree.
  • Tras realizar ejercicio o completar alguno de los parámetros elegidos, podremos organizar los datos que ha recogido y obtener información de nuestra actividad mediante estadísticas.

¿Qué son los smartwatch?

Los smartwatch o relojes inteligentes a simple vista parecen relojes clásicos, pero esconden diferentes funcionalidades más avanzadas que los convierten en dispositivos móviles multifunción, ya que están pensados para sustituir, al menos, en parte, al smartphone. Así, permiten acceso a: redes sociales, reloj, cronómetro, calendario y agenda, temporizador, alarma y despertador, llamadas con manos libres, música, mensajes y correos, cámara, vídeo y funciones más avanzadas de fitness. 

En cuanto a su funcionamiento, al igual que las smartbands o pulseras inteligentes, también se pueden conectar a smartphones, se sincronizan con ellos y permiten obtener datos. Además, se les pueden añadir accesorios compatibles para generar una mayor experiencia de usuario (fundas, bases de carga, pulseras de repuesto…).

Principales diferencias entre las pulseras inteligentes y los smartwatch

Aunque ambos parecen dispositivos similares, existen ciertas diferencias que los distinguen entre sí:

Utilidad

Antes de decidir comprar una pulsera inteligente o un smartwatch, debes pensar qué uso le vas a dar. Si eres aficionado al deporte y vas con frecuencia al gimnasio o lo practicas al aire libre, un smartwatch es el adecuado para tí ya que, como hemos visto antes, este dispositivo cuenta con funciones más avanzadas de fitness y además, puede sustituir perfectamente a tu smartphone. Mientras que si no te apasiona el deporte demasiado, pero te preocupas por tu salud, una pulsera inteligente será más que suficiente para ayudarte a monitorear cuánto andas, comes y duermes en tu día a día.

Además, si te gusta escuchar música y estar al tanto en todo momento de avisos o notificaciones, el smartwatch lo hace posible, en cambio tener estas características en una pulsera inteligente es difícil de ver, a no ser que sean modelos muy avanzados.

Sistema operativo

Otro de los puntos que debes tener en cuenta antes de adquirir estos dispositivos es el sistema operativo de tu smartphone, ya que muchos podrían no ser compatibles con él. En este sentido, en el caso de los smartwatch existen cuatro tipos: los relojes de Android, los de Apple, los de Samsung y los universales (como el Watch U8). Los que ofrecen una mayor compatibilidad con los smartphones de Android son los smartwatch con el sistema operativo de Wear OS (como son los de Sony, LG o Ticwatch). En cambio, los relojes de Samsung se encuentran más limitados ya que solo son compatibles con los productos de esa marca, al igual que los de Apple. Además de esto, deberás comprobar la versión del sistema operativo de tu teléfono. En el caso de Android, tener la 4.0 o 4.2 ya es suficiente. 

En el caso de las pulseras inteligentes, el sistema operativo del smartphone y su versión no importan tanto, ya que no necesitan estar conectadas vía bluetooth para que funcionen. Simplemente se usa esta vía para traspasar los datos almacenados en la pulsera y recogerlos en el teléfono. Algunas pulseras permiten el uso de la tecnología NFC (sin contacto), como la Fitbit Flex.

Tamaño

Como es de esperar, las pulseras inteligentes son más ligeras y pequeñas que un smartwatch, aunque cuentan también con un menor número de funciones. Si lo que buscas es comodidad y portabilidad ante todo, una smartband puede ser lo mejor para ti, pero si no quieres renunciar a ninguna función, deberías optar por un smartwatch. La diferencia de tamaño y peso entre ambos tipos de dispositivo se debe, como ya hemos mencionado, al menor número de funciones de la pulsera inteligente, que requiere menos cantidad de componentes internos para cumplir con su función.

Pantalla

El tamaño de la pantalla también tiene que ver con el número de funcionalidades que ofrece cada tipo de dispositivo. Mientras que las pulseras inteligentes son más pequeñas, teniendo también un display más pequeño, el smartwatch tiene una pantalla de más pulgadas, con iconos más grandes, por lo que se puede utilizar como sustituto temporal del teléfono móvil, aunque sea de forma temporal, permitiendo un control más cómodo.

Diseño

Al llevar el dispositivo en la muñeca, visible, el diseño es un factor muy importante a tener en cuenta. Actualmente existen múltiples diseños y colores tanto para relojes inteligentes como para pulseras inteligentes, de forma que puedes combinarlo con tu estilo personal sin renunciar a llevarlo en tus actividades diarias y no solo en tus actividades deportivas.

Los smartwatch, concebidos en parte para lucir, están disponibles en múltiples diseños, desde los más deportivos a estilos más clásicos que te permiten llevarlo al trabajo o a clase. Además, la mayoría de relojes vienen con correas intercambiables, pudiendo variar de estilo según tus necesidades.

Entre las pulseras inteligentes disponemos de algo menos de variabilidad, ya que no permiten tanta personalización en el día a día, pero son más discretas que los relojes, y están disponibles en un gran número de materiales, por lo que puedes elegir un diseño más neutro que te permita llevarla en cualquier ocasión.

Autonomía

La duración de la batería es mayor en las pulseras inteligentes, que pueden llegar a durar incluso meses sin recargar (aunque también depende mucho de si se usa intensivamente). Aun así, la batería de una smartband durará suficiente como para despreocuparse de ella durante días y días.

Los smartwatch, al contar con más funciones y con una pantalla más grande que las pulseras inteligentes, aumentan considerablemente su consumo de energía, que se traduce en una menor autonomía. La duración de su batería es similar a la de un smartphone, no superando el par de días, aunque a su favor debemos decir que el tiempo de carga también es reducido: en menos de dos horas tendremos la carga completa.

Precio

Al igual que en el punto anterior, el mayor número de funcionalidades y versatilidad de los relojes inteligentes está directamente relacionado con su precio, que duplica o triplica el de las pulseras inteligentes. Las smartbands suelen estar por debajo de los 100 euros en la mayoría de los casos, mientras que los smartwatch rondan de media los 200 o 350 euros. Una buena opción, si nos decantamos por un smartwatch, es estar pendiente de las promociones, ya que podemos conseguir un buen descuento por nuestro reloj.

Las mejores pulseras inteligentes y smartwatch

¿Ya te has decidido? ¡Pues aquí va una lista de las mejores pulseras inteligentes y smartwatch que puedes comprar!

Fitbit Charge

Empezando por las pulseras inteligentes, el primer modelo que recomendamos es la Fitbit Charge, de la firma Fitbit. Posee una pantalla OLED donde ver todos los parámetros relacionados con nuestra actividad física a lo largo del día, además de poder recibir notificaciones de las llamadas a tu teléfono. Tiene funciones muy interesantes e indispensables si te apasiona el deporte, como un monitor de tu progreso diario que te ofrece consejos para mejorar tus recorridos y un sistema de logros y retos para mantenerte motivado. También tiene funciones de monitorización de tu sueño, para mejorar tu descanso y sacarle el máximo partido posible a tu rendimiento deportivo.

Jawbone UP24

La segunda opción en cuanto a smartbands es la pulsera de actividad Jawbone UP24, que cuenta con sincronización inalámbrica, de modo que puedes sincronizar tu información y las notificaciones desde tu smartphone para mejorar tu rutina deportiva y tus hábitos de sueño.

Los dos mejores smartwatch del mercado actualmente, en relación calidad/precio, son el Motorola Moto 360 y el Samsung Gear S.

Motorola Moto 360

El Motorola Moto 360 cuenta con un diseño muy elegante, imitando la apariencia de un reloj de muñeca tradicional, con una pantalla esférica de 1,56 pulgadas de tamaño. Posee un cristal Gorilla Glass para evitar rayones y está fabricado en acero inoxidable. Es totalmente compatible con los smartphones de Android 4.3 (o versiones superiores), y cuenta con un sistema de carga inalámbrica.

Samsung Gear S

El Samsung Gear S es un smartwatch de primera calidad, con un diseño espectacular gracias a su pantalla curva Super AMOLED de 2 pulgadas. Permite hacer y recibir llamadas, además de recibir notificaciones y responderlas desde su teclado táctil. Se puede controlar con voz y acepta tarjetas SIM, convirtiéndose en un dispositivo totalmente independiente de tu smartphone. Incorpora múltiples funcionalidades, desde podómetro y pulsómetro a GPS o navegador.

Esperamos haberte aclarado las dudas sobre estos dos superventas. Aunque sabemos que decidir puede ser un proceso largo, ¡ahora te costará un poco menos! No olvides que puedes leer más post como este en nuestro blog. ¡Hasta la próxima!