Hace unos meses saltaba la noticia de que la Comisión Europea luchaba a favor de que el cargador único fuese una realidad para la UE. Se espera que esta propuesta llegue al Consejo Europeo de Ministros en algún momento del próximo año. Una vez aprobada los fabricantes tendrían un año más para implementarla. Por lo que la realidad del cargador único llegaría a nosotros en algún momento del año 2024

Detrás de esta idea, que hoy en día sigue siendo tan solo una propuesta, estaría reducir los residuos electrónicos y el impacto medioambiental y económico que implica que los usuarios tengamos múltiples cargadores diferentes. Este cambio no solo afectaría a los móviles sino también a tablets, auriculares, cámaras y altavoces y videoconsolas portátiles. 

Puede ser que ahora mismo esto nos parezca un gran cambio, pero ten en cuenta que a principios de los 2000 existían más de 30 modelos de cargadores de teléfonos móviles. Cada marca tenía el suyo, llegando a variar incluso el cargador entre modelos de una misma marca, con los consiguientes problemas de compatibilidad que eso implicaba. Esto se traducía en que cada vez que un usuario cambiaba de teléfono el cargador quedaba también inutilizado. 

Para acabar con este derroche tecnológico en el año 2009, la Comisión Europea promovió una normativa que buscaba estandarizar estos conectores. En este caso la medida fue aprobada voluntariamente por los fabricantes y como resultado pasamos de más de 30 tipos de cargadores diferentes a los tres que usamos hoy.

Así que, mientras las nuevas medidas no llegan, te contamos cuáles son los diferentes conectores con los que contamos hoy para que no te hagas un lío y sepas para qué sirven cada uno de ellos.

Micro USB

Durante un tiempo este fue el cargador más habitual en los teléfonos Android. Aunque hace unos años era común a todos los móviles, cada vez se encuentra más en desuso puesto que la mayoría de los móviles fueron migrando al USB tipo C. Por lo que en la actualidad lo veremos en móviles más antiguos o de gama baja o media. También podemos encontrarlo en otros dispositivos de hace un par de años como tablets o altavoces. 

La forma de este conector es plana por un lado y abombada por el otro, lo cual implica que solo existe una posición correcta. Esto lo hacía poco ergonómico puesto que había que prestar atención a la hora de conectarlo al contrario que su sucesor el USB tipo C que encaja de una forma más intuitiva, pero eso lo veremos a continuación.

Como último apunte hay que comentar que, lo malo de este cable, es que en este momento resultaría demasiado lento para cargar móviles con una potencia por encima de la que el conector Micro USB fue diseñado para gestionar. 

USB tipo C

Si eres usuario de Android probablemente sea el cargador con el que más familiarizado estés puesto que hoy es día se trata del cargador estándar para este sistema operativo.

Aparentemente es algo más grande que el conector Micro USB y como ya te adelantamos anteriormente, su uso es mucho más intuitivo. Esto es debido a que tiene la misma forma por un lado que por el otro, por lo que podrás conectarlo indiferentemente con cualquiera de sus caras hacia arriba. Siempre encaja.

El uso de la tecnología 3.1 permite cargar nuestros móviles, así como transferir archivos a otros dispositivos muchísimo más rápido. Estas ventajas han hecho que este nuevo conector llegue no solo a smartphones sino a muchos otros dispositivos como tablets o incluso ordenadores portátiles. 

Algo que resulta necesario tener en cuenta en este tipo de conector son las diferencias de voltaje entre los diferentes dispositivos que vayamos a cargar. El uso de un voltaje inadecuado podría estropear las baterías o el cargador. Para esto ya existen cargadores que se adaptan a la energía que necesita cada aparato. 

Este tipo de conexión es la que propone la Comisión Europea como homogénea a todos los dispositivos. 

Lighting

Si perteneces a la familia de la manzanita seguro que conoces este cargador ya que es exclusivo de los dispositivos Apple. Es compatible entre todos los móviles y tablets de la marca, pero no con el resto de los dispositivos. 

Su forma resulta peculiar puesto que al contrario que en el Micro USB o en el USB tipo C los pines de conexión están expuestos en lugar de protegidos por una carcasa. 

En el caso de la petición por parte de la Comisión Europea por establecer un cargador tipo unificado para todos los dispositivos, Apple ha sido el principal opositor, alegando que eso afectaría negativamente a la innovación. 

Y tú, ¿Qué opinas sobre la medida de la Comisión Europea de homogeneizar todos los cargadores en una misma conexión?, ¿tienes alguna duda en cuanto a los diferentes cables de carga? ¡Déjanos tu comentario, te leemos!